Disponemos de unas completas instalaciones para poder cumplir con todos los niveles de calidad e higiene que la mejor materia prima merece. Un espacio de trabajo pensado para sacar el máximo partido a las carnes y elaborados que distribuimos con una amplia sala de despiece y la última tecnología en túnel de congelado.

Adaptar nuestra infraestructura a las necesidades de nuestros clientes y a la consecución de los más altos niveles de calidad exigidos por la normativa actual es una de nuestras prioridades. Para conseguirla, nuestras instalaciones cuentan con una amplia sala de despiece a la que llega la carne desde los principales mataderos del país. Tras esta primera fase, la carne pasa a nuestro túnel de congelación rápido, su potencia y alto caudal de aire, la someten a un descenso térmico rápido para su congelación óptima. La mejor solución para congelar nuestros productos de forma rápida y controlada. Manteniendo así la más alta calidad de la materia prima que ofrecemos. Asegurándonos así el total control sobre todo el proceso, conservando todo el sabor y la ternura de la carne y elaborados una vez terminada la descongelación de una forma correcta.

Otro de los espacios estrella en nuestras instalaciones es la sala de maceración, una cámara con temperatura, humedad y luz adecuadas y controladas, creando un microclima continuo para la perfecta maceración de las riñonadas de ternera, vaca o buey, lo que nos permite ofrecer a nuestros clientes, entre otras piezas, chuletones de la más alta calidad en su punto de maduración perfecto. Un proceso que da como resultado una carne enormemente tierna, de suave textura y con un intenso sabor, a la vez que mantiene óptimas las propiedades del producto.