¿Se acaban las ideas para entretener a los más peques de la casa? Os proponemos una receta tradicional, para que la hagáis con ellos y la disfrutéis en familia.
Las albóndigas en salsa son uno de esos platos que gusta a todo el mundo. Una receta sabrosa y sencilla que hace las delicias de todos los comensales.
Antes de empezar, os contamos dos secretos para que vuestras albóndigas sean perfectas.
La calidad de la carne es lo más importante. Utiliza carne picada de buena calidad y mezcla en partes iguales ternera y cerdo, para conseguir un resultado más jugoso. Pide a tu carnicero de confianza que te ayude a elegir la pieza perfecta y que la pique, pasándola dos veces, en el momento.
Ahora que tenemos tiempo, dedícalo a cocinar sin prisas. Tanto para hacer la masa, como para preparar las bolas, para hacer el sofrito o para dejar que las albóndigas se queden tiernas, lo más importante es no tener prisa. Disfruta de todos los pasos de la receta con tus pequeños ayudantes y dedica el tiempo que una buena receta, a fuego lento, merece.
 

Ingredientes y receta para las albóndigas

  • 350 g de carne recién picada de ternera Calidad Framohe
  • 350 g de carne recién picada de cerdo Calidad Framohe
  • 2 dientes de ajo
  • 3 ramas de perejil fresco
  • Sal al gusto
  • Nuez moscada al gusto
  • Pimienta molida al gusto
  • 1 huevo
  • 1 vaso de leche
  • 150 grs de pan del día anterior
  • 50ml de brandy de Jerez
  • Pan rallado
  • Harina
  • Aceite de Oliva Virgen Extra

Pon en un tazón el pan con la leche muy caliente y deja que empape bien.

Haz un majado con el ajo y el perejil, añade sal al gusto.

En un bol coloca la carne picada Calidad Framohe, el majado, el huevo batido, el brandy, las especias y el pan bien escurrido.

Mezcla todo muy bien y amasa para que se integren todos los ingredientes. Si la mezcla queda muy seca puedes añadir un poco más de leche, o si queda demasiado líquida, añade un poco de pan rallado. Deja la mezcla reposar durante una hora aproximadamente.

Ahora llega la parte divertida. Mueve bien la masa, ve haciendo bolitas con las manos, que no sean ni muy grandes ni muy pequeñas y las pasas por harina. Puedes moverlas en un colador para que no quede exceso de harina.

Fríe las albóndigas en aceite de oliva, en tandas de unas 5 unidades para que no se peguen. Este paso no es para que se cocinen por dentro, tan solo queremos que se tuesten un poco por fuera para que la harina pierda el sabor a crudo.

Deja reposar sobre un papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.

Una vez que están las albóndigas preparadas, puedes comenzar a preparar la salsa.
 

Ingredientes y receta para la salsa

  • 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 1 litro de caldo de pollo
  • Sal al gusto
  • Pimienta al gusto
  • 200 ml de Brandy (o vino blanco)
  • Pan rallado
  • Aceite de Oliva Virgen Extra

Pela y pica la cebolla y el ajo. Ponlo en una sartén grande con un chorrito de aceite de oliva y la hoja de laurel. La cebolla debe quedar muy bien pochada. Si quieres que el color de la salsa sea más oscurito deja la cebolla un poco más, sin que se queme, para que coja más color tostado.

Una vez que tengas la cebolla pochada añade 200ml de caldo, sal y pimienta al gusto, retira la hoja de laurel y tritura muy bien el refrito.

Vuelve a poner el refrito en la sartén, añade 300ml del caldo, el vino (según el que utilices el resultado será una salsa de color más clarita o más tostada) y cuando comience a hervir puedes añadir las albóndigas.

Ve añadiendo el caldo según se vaya consumiendo. Déjalas cocer a fuego lento bajando la potencia un punto cada vez que comience a hervir. Si quieres que la salsa quede más o menos espesa puedes rectificarla con un poco de pan rallado o añadiendo un poco de agua.

Aprovecha estos momentos #Yomequedoencasa para disfrutar cocinando con los que más quieres. Y recuerda que puedes seguir encontrando la calidad Framohe en tu carnicero de confianza en la provincia de Cádiz.